INFERTILIDAD Y ADOPCIÓN

Enseñanzas en audio y artículo

Serie #35: LA ADOPCIÓN ES AMOR ÁGAPE
Cómo la Hna. Maritza enfrentó la infertilidad y la adopción de su hijo Jonathan (en foto).

Temores respecto a la adopción.

#2066LP La adopción es amor ágape 1ª Parte

#2067LP La adopción es amor ágape 2ª Parte


#2068LP El impacto de la infertilidad 1ª Parte

#2069LP El impacto de la infertilidad 2ª Parte


Serie #36: UNA MEJOR OPCIÓN: LA ADOPCIÓN


#2029LP Una mejor opción: la adopción

Enseñanzas disponibles en MP3

PERPETUAS PROMESAS


Escoja la enseñanza deseada y pulse el botón ">"



Publicaciones Perlas Preciosas
www.LasPerseveradoras.org 

La Historia De Ana


1 Samuel 1:1-8
1 Hubo un varón de Ramataim de Zofim, del monte de Efraín, que se llamaba Elcana hijo de Jeroham, hijo de Eliú, hijo de Tohu, hijo de Zuf, efrateo.
2 Y tenía él dos mujeres; el nombre de una era Ana, y el de la otra, Penina. Y Penina tenía hijos, mas Ana no los tenía.
3 Y todos los años aquel varón subía de su ciudad para adorar y para ofrecer sacrificios a Jehová de los ejércitos en Silo, donde estaban dos hijos de Elí, Ofni y Finees, sacerdotes de Jehová.
4 Y cuando llegaba el día en que Elcana ofrecía sacrificio, daba a Penina su mujer, a todos sus hijos y a todas sus hijas, a cada uno su parte.
5 Pero a Ana daba una parte escogida; porque amaba a Ana, aunque Jehová no le había concedido tener hijos.
6 Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos.
7 Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía.
8 Y Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras? ¿Por qué no comes? ¿Y por qué está afligido tu corazón? ¿No Te soy yo mejor que diez hijos?

Ana era una mujer ama de casa. Vivía con el dolor y la burla por NO poder tener hijos. En la antigüedad, el ser ESTÉRIL era una HUMILLACIÓN para una mujer casada. Era una VERGÜENZA social para su esposo. Los hijos eran parte importante de la estructura económica de la sociedad. Eran una fuente de trabajo para la familia y su deber era cuidar a los padres en la vejez. Si una esposa no podía tener hijos, a menudo era obligada por las costumbres a entregar una de sus siervas a su esposo para tener hijos por medio de ella. Este fue el caso de Sara y Abraham y de Jacob  y  Raquel.  Un esposo podía DIVORCIARSE de su esposa por causa de la ESTERILIDAD. Elcana permaneció dedicado a Ana, a pesar de la crítica social y de la ley porque él la amaba.


El Ser Humano Tiende A Concentrarse En Lo Que No Tiene Y No A Precia Lo Que Ya Tiene.
Ana no podía ser madre, pero tenía un ESPOSO que la AMABA y se DEDICABA a ella. Le daba consuelo y ánimo por su aflicción.

Es Común Pensar Que El Dinero Brinda Felicidad
Elcana era un hombre adinerado que le daba a Ana solo lo mejor, pero lo que más ella deseaba, no se puede comprar con dinero.

1 Samuel 1:9-18
9 Y se levantó Ana después que hubo comido y bebido en Silo; y mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová,
10 ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente.
11 E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.
12 Mientras ella oraba largamente delante de Jehová, Elí estaba observando la boca de ella.
13 Pero Ana hablaba en su corazón, y solamente se movían sus labios, y su voz no se oía; y Elí la tuvo por ebria.
14 Entonces le dijo Elí: ¿Hasta cuándo estarás ebria? Digiere tu vino.
15 Y Ana le respondió diciendo: No, señor mío; yo soy una mujer atribulada de espíritu; no he bebido vino ni sidra, sino que he derramado mi alma delante de Jehová.
16 No tengas a tu sierva por una mujer impía; porque por la magnitud de mis congojas y de mi aflicción he hablado hasta ahora.
17 Elí respondió y dijo: Vé en paz, y el Dios de Israel te otorgue la petición que le has hecho.
18 Y ella dijo: Halle tu sierva gracia delante de tus ojos. Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste.

Un Cambio De Actitud
Ana decidió no afligirse más y buscó al único que podía sacarla de su angustia: Dios. ORA a Dios con sinceridad. Es posible que Dios no le concediera a Ana un hijo antes simplemente porque no se lo había pedido. La oración sincera abre el camino para que Dios pueda actuar a nuestro favor. Después de ORAR, Ana no estuvo más triste, ella HABÍA ENTREGADO su CARGA a Dios.

Un Pacto Con Dios
Ana deseaba tan desesperadamente un hijo que estuvo dispuesta a hacer un trato con Dios. Dios contesta las oraciones que llevan adjunta una promesa. Dios cumple sus promesas, por lo tanto Él espera que le cumplamos las nuestras.   
Dios es el creador y dueño de todo cuanto hay. No hay nada imposible para Él. Su palabra dice que todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder. Pero debemos acercarnos a Él en oración y tener una comunicación estrecha con Él. Él nos puede dar cualquier cosa que le pidamos, pero a cambio Él espera que tengamos fe, confianza, fidelidad, amor y entrega a él.

Más Dificultades
Ana ya había entregado su carga a Dios, ahora es tenida por ebria. Esto pudo haberla hecho sentir mal, pero ahora estaba en PAZ con Dios y nada le quitaría esa PAZ. Supo defenderse de la acusación y a cambio obtuvo la bendición del sacerdote.
El presentarnos delante de Dios con una petición no lo es todo. ORAR a Dios es un acto de FE, pero aún así Dios continúa probando nuestra FE.

1 Samuel 1: 19-28
19 Y levantándose de mañana, adoraron delante de Jehová, y volvieron y fueron a su casa en Ramá. Y Elcana se llegó a Ana su mujer, y Jehová se acordó de ella.
20 Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová.
21 Después subió el varón Elcana con toda su familia, para ofrecer a Jehová el sacrificio acostumbrado y su voto.
22 Pero Ana no subió, sino dijo a su marido: Yo no subiré hasta que el niño sea destetado, para que lo lleve y sea presentado delante de Jehová, y se quede allá para siempre.
23 Y Elcana su marido le respondió: Haz lo que bien te parezca; quédate hasta que lo destetes; solamente que cumpla Jehová su palabra. Y se quedó la mujer, y crió a su hijo hasta que lo destetó.
24 Después que lo hubo destetado, lo llevó consigo, con tres becerros, un efa de harina, y una vasija de vino, y lo trajo a la casa de Jehová en Silo; y el niño era pequeño.
25 Y matando el becerro, trajeron el niño a Elí.
26 Y ella dijo: ¡Oh, señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Jehová.
27 Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí.
28 Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová. Y adoró allí a Jehová.

El Cumplimiento De La Promesa
Tanto Dios como Ana cumplen su promesa. Para cumplir su parte, Ana ENTREGÓ lo que más quería: su HIJO. Lo presentó a Elí para que SIRVIERA en la casa de Dios.

1 Samuel 2:1-2
1 Y Ana oró y dijo: Mi corazón se regocija en Jehová, Mi poder se exalta en Jehová; Mi boca se ensanchó sobre mis enemigos, Por cuanto me alegré en tu salvación.
2 No hay santo como Jehová; Porque no hay ninguno fuera de ti, Y no hay refugio como el Dios nuestro.

Un Corazón Agradecido
Cuando Dios nos conceda las peticiones de nuestro corazón no debemos olvidarnos de agradecerle, DARLE GLORIA, ALABARLE y ADORARLE. Contar el testimonio de lo que Él hace en nuestra vida.

1 Samuel 2: 18-21
18 Y el joven Samuel ministraba en la presencia de Jehová, vestido de un efod de lino.
19 Y le hacía su madre una túnica pequeña y se la traía cada año, cuando subía con su marido para ofrecer el sacrificio acostumbrado.
20 Y Elí bendijo a Elcana y a su mujer, diciendo: Jehová te dé hijos de esta mujer en lugar del que pidió a Jehová. Y se volvieron a su casa.
21 Y visitó Jehová a Ana, y ella concibió, y dio a luz tres hijos y dos hijas. Y el joven Samuel crecía delante de Jehová.

No Fue Renuncia Ni Olvido, Fue Entrega Y Desprendimiento
Ana no renunció a su hijo, lo que hizo fue DEVOLVÉRSELO a Dios. Todo lo que tenemos, nuestra vida, nuestros bienes, nuestros hijos, todo le PERTENECE a Dios, Él es quien nos provee de todo.
Samuel tendría unos tres años cuando Ana lo OTORGÓ para un SERVICIO de por vida a Dios, pero ella no se olvidó de su hijo. Lo visitaba con regularidad y le hacía túnicas para su trabajo como asistente del sacerdote en el templo.

La Recompensa
Fue un SACRIFICIO lo que Ana hizo y esto agradó a Dios. Dios no se queda con nada de lo que nosotros le damos, Él nos lo devuelve y con creces. Ana entregó un hijo, pero Dios le concedió cinco más. Dios DA mas ABUNDANTEMENTE de lo que le pedimos, sus pensamientos son mayores que los nuestros.

Jeremías 29:11
Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

Efesios 3:20
Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,

Dios honró los deseos de Ana y Samuel fue utilizado poderosamente por Dios.
Si permanecemos fieles esperando la respuesta de Dios, puede ser que no sea inmediata, pero   llegará si esperamos confiando en Él

Debemos prepararnos para lo inevitable: Dejar ir a nuestros hijos. Se puede decir que Ana dejó ir a su hijo prematuramente; nosotros tenemos la bendición de verlos crecer a nuestro lado. Nuestro deber es prepararlos para que sean hombres y mujeres que amen a Dios por sobre todas las cosas; que con su dirección y ayuda lleguen a ser adultos maduros  e independientes, de bien para la sociedad. Si no lo hacemos, Dios nos pedirá cuentas de ellos, porque Él nos los ha dado para que hagamos de ellos una descendencia para Él.

Samuel llegó a ser el más grande juez y profeta de Israel gracias a la oración ferviente y eficaz de su madre, que estuvo dispuesta a cumplir un costoso compromiso con Dios.

Publicaciones Perlas Preciosas
Autor desconocido



Nuestra página, www.LasPerseveradoras.org, puede ser usada como enlace.

Copyright - Todos los derechos reservados por LAS PERSEVERADORAS.
Las reproducciones de todo material escrito de LAS PERSEVERADORAS deben ser en su totalidad, sin alterar o editar el texto; el autor y www.LasPerseveradoras.org deben ser indicados.
Prohibida toda reproducción para la venta. Prohibida la producción o reproducción de los materiales de Las Perseveradoras en AUDIO o VIDEO.